Cursos para Pastoral de Jóvenes de la Vicaría de la Esperanza se enfocan en acciones de evangelización

Con cinco talleres y durante dos semanas, la VEJ llevó a cabo un nuevo proceso de capacitación, formación y acompañamiento para agentes pastorales, animadores, formadores, asesores y servidores de diversas parroquias y movimientos de la Arquidiócesis de Santiago.

Con más de 350 personas inscritas, entre los días 11 y 22 de enero, los cinco talleres que la VEJ propuso para aportar en el proceso formativo de jóvenes y adultos agentes pastorales, se desarrollaron con gran éxito: “Hemos tenido una experiencia novedosa. Ha sido una experiencia de encuentro de distintas realidades y también de soñar que con esta formación que nos ayuda a construir la Iglesia”, explica el Vicario de la Esperanza Joven, padre Cristián Roncagliolo.

Para el futuro, el vicario, analiza que la digitalización ayudará mucho para experimentar nuevas formas de evangelización: “Vamos a estar con la pandemia por un buen tiempo y mientras esto ocurra, tenemos que seguir potenciando los medios digitales, pero una vez que esto vaya menguando, sin duda, tenemos que aprovechar todo lo bueno que hemos aprendido en temas de comunicación, la transmisión de la fe y las metodologías de evangelización. Sera un año híbrido, donde tendremos mucha evangelización digital, pero también progresivamente y con esperanza, también tendremos evangelización presencial”.

El análisis de Graciela Doria Sanzana, quien participó del curso “Nuevo itinerario formativo del Equipo de Servicio”, grafica también lo que fueron estas dos semanas de trabajo: “Lo que me llamó más la atención, fue que por primera vez agregaron el curso de Formación del Equipo de Servicio, el cual es totalmente necesario para lograr informarnos de dónde y cómo nació este equipo que hoy en día participan muchos jóvenes. Encontré súper necesario el curso, ya que la pandemia no da tregua, pero debemos buscar la manera de unirnos a pesar de todo y generar encuentros por zoom o meets con la finalidad de cumplir los propósitos de cada pastoral juvenil”.

A Tomás Farías, en tanto, le llamó mucho la atención los recursos pedagógicos que se ocuparon para llevar a cabo los cursos: “Te mantienen atento en todo el bloque. Espero poder aplicar los conocimientos adquiridos en el equipo, ya que es un recurso más para trabajar con ellos durante este año. No será un año fácil de llevar, pero ya está la experiencia del año pasado, que se trabajó sobre la marcha con los jóvenes adaptando todo a la situación del país, realizando reuniones virtuales, y en algunos casos durante el año una que otra reunión con aforo reducido”, manifiesta.

Bárbara Ramírez, quien participó en el taller de “Pastoral Vocacional”, destacó de los cursos de este año “la diversidad de países hermanos con la necesidad de una pastoral vocacional, las distintas necesidades de cada pueblito y la cantidad de consagrados y caminos que uno puede tomar. Como pastoral juvenil proyectamos el año con harta fe y esperanza, manejando las nuevas tecnologías y esperando que, a través de nosotros, Dios pueda manifestarse en todos los rincones necesarios, estas herramientas son necesarias, y ojalá estos cursos se puedan dar más seguido”, pide.

Fernando Gómez, sobre el curso “Nuevo Itinerario de iniciación cristiana para jóvenes”, le sorprendió la gran cantidad de personas que participaron en estas dos semanas: “Ver tanta gente interesada interactuando y poniendo atención me gustó mucho y eso es lo lindo de todo esto. Se nota que nuestra fe tiene futuro. Veo muchos jóvenes con ganas de fortalecer sus parroquias, siendo líderes de fe. Será un año diferente, pero de igual manera podemos atraer a más jóvenes. Eso es posible y hay proponer objetivos y lograr metas, porque tenemos los recursos y el tiempo”, dice.

Yasna Barrera, quien tomó el “Taller para Formadores de catequistas AES”, esta actividad fue muy particular, ya que “fue muy provechoso que nosotros, los formadores, pudiéramos tomar un curso. Creo que la pastoral juvenil la veo muy similar al año pasado por todo esto de la pandemia, pero mirando el 2020, eso nos sirvió para conocer más todo el mundo online y será un tiempo para conocer más herramientas y poder ser más creativos, porque todo se hace online y eso se trabajó mucho en el curso”.

Por último, el padre Rodrigo Cordero, Pro vicario de la Esperanza Joven, destaca la alta participación de los agentes, incluso, “que han sorprendido a los equipos que han preparado los diversos cursos, y también esa participación como ha sido virtual, ha sido permanente y constante, no ha tenido un descenso brusco de los inscritos versus los que llegan al final”, piensa.

Sobre el curso “Nuevo Itinerario de iniciación cristiana para jóvenes”, en el cual estuvo presente, el padre agrega que vio un gran interés de las comunidades y de sus asesores, “por actualizar la forma en que hacen las catequesis para los jóvenes. Frente al cambio de época que vivimos, frente a los desafíos que se experimentan, hay una necesidad de actualizar las catequesis, la iniciación cristiana de los jóvenes, especialmente la Palabra de Dios, el magisterio de la Iglesia y también conocer la realidad de nuestros jóvenes. Me tiene muy contento, porque veo gran interés de los agentes pastorales, precisamente en estos aspectos que son tan gravitantes para que la catequesis, ya que debe ser significativa y muy interactiva para nuestros jóvenes”.

Los cinco talleres fueron:
Curso Nuevo Itinerario de iniciación cristiana para jóvenes.
Curso Nuevo itinerario formativo del Equipo de Servicio.
Curso Animación vocacional de la pastoral de jóvenes.
Taller para Formadores de catequistas AES (Animadores de la Esperanza)
Taller Introducción al Ejercicio del liderazgo juvenil cristiano

Fuente: Comunicaciones Santiago
Santiago, 22 de Enero, 2021
Galerías Fotográficas