Iglesia de Santiago invita a seguir unidos rezando por las vocaciones

En el marco de la celebración de la Solemnidad de Pentecostés, y bajo el lema, “¿Dónde Señor me quieres llevar?”, la Pastoral Vocacional y la Vicaría de la Esperanza Joven dieron cierre al mes vocacional en Puente Alto.

En una fría mañana en Puente Alto, el pasado domingo 5 de junio, la Pastoral Vocacional del Arzobispado de Santiago y la Vicaría de la Esperanza Joven, dieron cierre al mes vocacional, en el día del Espíritu Santo, con una misa celebrada por el Arzobispo de Santiago, cardenal Celestino Aós, en la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, en la Zona Maipo.

En este contexto, las actividades comenzaron el pasado 6 de mayo, bajo el lema, “¿Dónde Señor me quieres llevar?”, con una adoración de 24 horas, que se extendió por todas las comunidades de la Arquidiócesis de Santiago. Oración que dio paso a la misa de inicio del mes vocacional celebrada en la capilla Sagrada Familia de la comuna de Maipú, en el Barrio Los Héroes.

En este tiempo en el que la Pastoral Vocacional llamó a orar a todas las comunidades de la Arquidiócesis de Santiago, también invitó a que fueran parte de una serie de iniciativas que realizaron este mes. Entre ellas, se llevaron a cabo, todos los lunes, rosarios vocacionales; los martes, conversatorios; los días miércoles, Lectio Divina vocacional; los jueves, hora santa; los días viernes, oración cantada; sábado, retiros vocacionales y los días domingo, misas vocacionales, que fueron recorriendo las distintas zonas. Así lo explicó el Vicario de la Esperanza Joven, padre Jonattan Muñoz, “lo que queremos entender que la Iglesia de Santiago, es grande, amplía y que cada uno puede celebrar este mes en particular. Si bien, comenzamos en Maipú y terminamos en Puente Alto, no significa que las otras zonas y comunas quedaron fuera, sino que se fueron haciendo parte de esto”.

Además, el vicario detalló la experiencia que se experimentó durante este periodo de encuentro y oración. “Vivimos con gratitud al Señor, por lo que ha sido este mes, entre mayo y junio, por las comunidades que se movilizaron para rezar por las vocaciones. Si bien, habían actividades programadas desde la Pastoral Vocacional, pero hubo un impulso desde las mismas comunidades por seguir en esto. Esta misma parroquia (Nuestra Señora de las Mercedes), que reza todos los días por las vocaciones, pero también distintas instancias de las comunidades religiosas, algunos colegios, movimientos. Así que lo vivimos con mucha alegría”.

Para José Daniel Pérez, joven que participa en la comunidad de la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, la misa de cierre del mes dedicado a las vocaciones, “la vivo entregado al Señor, orando por las vocaciones y que la semilla de la palabra de Jesús siga creciendo en los demás”. Así también, Ignacio Urriola, acólito por más de diez años de la comunidad ubicada en Puente Alto, señaló que la misa “fue algo bonito, porque es una misa diferente a lo que estamos acostumbrado. Me encantó la homilía, que me llamó a orar permanentemente por las vocaciones”.

En su homilía el cardenal Celestino Aós comentó, “nosotros durante este mes vocacional que ahora cerramos, sintonizamos con los apóstoles. Hemos vivido con el lema ´Donde Señor me quieres llevar’, en otras palabras, cual es mi vocación, cual es mi misión”. Continuó, “Jesús ha dicho que hay otros que nos guiará, el espíritu santo. ¿A dónde nos quiere llevar el Espíritu Santo? A poner a Jesucristo en el centro, a proclamarlo como nuestro Señor y salvador”.

En sus palabras, el Arzobispo de Santiago rescató la importancia de la vocación cristiana, reflejada en las acciones que las personas realizan a diario. “La vocación cristiana tiene que llevarnos a Jesucristo. En toda vocación cristiana interviene el Espíritu Santo. Por muchas buenas intenciones que muestre una opción, todo quedará en meros disfraces, si no nos lleva a un encuentro con el Señor. La vocación es más que un deseo, es un compromiso de fe, es una disponibilidad al encuentro con el Señor. Usted mujer o varón que tiene ya la vocación religiosa y entregó su vida en consagración al Señor, debe preguntarse, ‘¿dónde Señor me quieres llevar?”

Añadió, “en cada uno el espíritu se manifiesta para el bien común. Somos llamados a reconocer la vocación de los otros. Cada persona en nuestra vida, es un enviado de Jesucristo. Quienes tienen la vocación de casados y quienes tienen la vocación de soltería o al celibato, incluso en el mundo secular son enviados, tienen una misión. La Sinodalidad comienza, por reconocer que el otro es, porque Dios le dio esos dones y que él mismo ha conformado y trabajado su carácter. Uno de los frutos de este mes vocacional, tiene que ser el reconocimiento de la vocación del otro y la alegría por lo que los otros son”.

Al finalizar su homilía, monseñor Aós señaló “que nuestra oración no termina hoy y tampoco nuestra acción. Comienza por lo que parece más simple, pero es básico. No hables mal, no ridiculices, ayuda con tus consejos y critica sana, acompaña, colabora y vive gozosamente la vocación que Dios te dio a ti, al igual que lo hizo la Virgen María”.

El padre Guillermo Greene, párroco desde el año 2020 en la comunidad, comentó que el mes vocacional se incorpora en una dinámica de oración permanente en la parroquia. “Nuestra oración a la Virgen de las Mercedes, pidiendo especialmente por este motivo se reza hace ya varios años, es una oración que compuso el padre Alejadro Vial y que la comunidad tiene la costumbre de rezarla. Esta parroquia con la gracia de Dios a lo largo de su historia, ha tenido muchas vocaciones y con la gracia de Dios también tenemos presencia de religiosas. Una parroquia que ha sido un referente en la comuna, por eso que la vida consagrada ha sido muy importante para la vida pastoral, para la comunidad, es por eso hay una conciencia y una necesidad profunda de orar siempre por las vocaciones”.

Al finalizar la eucaristía el arzobispo, cardenal Celestino Aós, realizó llamó a orar junto a la Asamblea, con la súplica a la Virgen de las Mercedes por las vocaciones consagradas. “Virgen santísima, Nuestra Señora de las Mercedes, intercede ante tu hijo Jesucristo, para que suscite en el corazón de muchos jóvenes, el deseo de ser servidores de la Misericordia para sus hermanos, en el sacerdocio y en la vida consagrada. Amén”.

“Que nuestra oración por las vocaciones no termine hoy. Oremos para que los sacerdotes, los diáconos, las religiosas, los religiosos, sean cada vez más fieles al Señor, sean cada vez mejores cristianos y oremos también para que en nuestras comunidades, el Señor quiera llamar a mujeres y hombres, para que vivan esa consagración a Él y a la Iglesia”, concluyó.

Fotos: Omar González
Periodista: Andrés Labrín


Fuente: Comunicaciones Santiago
Santiago, 13 de Junio, 2022
Galerías Fotográficas