Editorial

Remover las piedras ¡Jesús resucitó!

Mons. Cristian Roncagliolo Pacheco. Vicario de la esperanza joven

Con gozo estamos celebrando que Cristo resucitó. Esta es la mejor noticia que ha recibido la humanidad. El Señor nos ha abierto las puertas del paraíso para invitarnos al cielo que nos tiene prometido.

Queridos Jóvenes

Un testimonio ejemplar de esa alegría son las mujeres del Evangelio. Ellas han constatado que Cristo está vivo. Eso es lo que las llena de gozo y quieren comunicar.

Estas santas mujeres nos enseñan que la fiesta de la Pascua es alegría misionera, porque ellas se comprometen con el anuncio de que Cristo debe ser conocido, debe ser amado y debe ser servido. María Magdalena y las otras nos dan cuenta de que su fe no era de ‘museo’ sino que estaba más viva que nunca. Por ello es que la roca quitada y el sepulcro las transformaron en ardientes evangelizadoras.

Hoy también son muchas las mujeres que remueven rocas para ver al Señor y para que otros lo vean. Los invito a ver el ejemplo de tantas mujeres que nos dan cuenta con sus palabras y con su ejemplo de que el Señor resucitó. Como no dejarnos admirar por las mamás que transmiten su fe, por las catequistas abnegadas, por las que visitan enfermos, por las que ayudan en tantos servicios en nuestras parroquias. Pienso también en el testimonio generoso de las religiosas, de las profesionales dedicadas, de las consagradas que son cirio encendido en la vida diaria. Todas ellas nos avisan que la roca del sepulcro fue removida, que el sepulcro está vacío porque Cristo resucitó.

 

Les deseo de corazón una feliz Pascua