Roles


En la dinámica del trabajo pastoral, todos los actores son imprescindibles para la buena ejecución del Plan Pastoral Esperanza Joven, siendo el equipo de Pastoral Juvenil Zonal, es el principal responsable por velar que los procesos se lleven a cabo.

En la orgánica de la pastoral juvenil parroquial, podemos reconocer diferentes actores, quienes siempre centrándose en el ideal, que es que los Jóvenes se Encuentren y sigan a Jesucristo, cada uno de los sujetos tiene un rol definido, que permita una orgánica integral:

En este sentido, se reconoce como gestor y facilitador principal al párroco o asesor de la pastoral juvenil de cada unidad eclesial, de manera que se vaya favoreciendo y renovando la pastoral juvenil desde dentro.

En detalle el rol de cada uno de estos actores, con respecto al itinerario formativo, serían las siguientes:

  • PÁRROCO:  Facilita, propicia, potencia y acompaña los procesos formativos de los jóvenes, a través de un trabajo colaborativo y cercano con el asesor, coordinador y animadores. Invitado a participar e involucrarse, por sobretodo, en las distintas celebraciones y retiros propuestos para cada etapa, sin dejar de lado su actitud de pastor y acompañante permanente de los miembros de la pastoral juvenil.

  • ASESOR: Acompaña e ilumina el discernimiento de la comunidad o comunidades del territorio, por lo cual, se recomienda que sea un adulto Joven, con madurez espiritual, formación cristiana, experiencia pastoral, y habilidades psicosociales acordes al trabajo con jóvenes. Puede ser laico o religioso, lo importante es que tenga un carisma cercano a las juventudes actuales.

  • COORDINADOR: Canaliza la información y la moviliza entre los distintos grupos/comunidades juveniles de la unidad eclesial. Son nombrados por los mismos jóvenes y ratificados por el párroco, siendo el representante de su PJ en las instancias decanales y arquidiocesanas.

  • ANIMADOR: En comunión con el párroco, asesor y coordinador de la unidad eclesial, tiene la misión de ser el primer acompañante/formador de la comunidad juvenil. Debe tener un proceso de fe en permanente maduración, con vivencia de la sacramentalidad de la Iglesia y habilidades sociales acordes a su rol de líder. Idealmente debiera participar en una comunidad de vida cristiana  de ap óstoles o incluso haber pasado por todas las etapas del PPEJ. Es requisito haber sido certificado en el proceso formativo AES y tener disposición a formación permanente.

  • JÓVENES PARTICIPANTES: Son los interlocutores del proceso, quienes reciben lo propuesto por el equipo de la PJ en su parroquia, sin embargo, como interlocutores, tienen una participación activa en el desarrollo de cada experiencia, no sólo presencial, sino que aportando en el método más adecuado para ir madurando su proceso de fe.

La orgánica de los equipos de Pastoral Juvenil Zonal, se compone particularmente de una triada de actores que son relevantes para que se desarrollen los procesos dentro de las unidades eclesiales correspondientes a su territorio.


Asesor Zonal de Pastoral Juvenil

Es nombrado en común acuerdo, por el Vicario Episcopal Zonal y el Vicario de la Esperanza Joven, y ratificado por el Sr. Arzobispo como conductor del equipo de PJ zonal. Es el responsable junto al equipo, de la elaboración de un Plan de desarrollo de la Pastoral Juvenil Zonal. Asimismo, se responsabiliza y acompaña a la Pastoral Juvenil Zonal en todas sus instancias: Encuentros de Oración, asambleas, Jornadas, etc.

Su rol principal es liderar el Equipo de Pastoral Juvenil Zonal, representando a su equipo en instancias de pastoral juvenil arquidiocesano, regional y nacional.

Participa en el Consejo de Asesores Zonales de Pastoral Juvenil (CAVEJ) que se reúne mensualmente en la Vicaría de la Esperanza Joven.


Encargado de Formación PJ

Los encargados de formación zonal son profesionales de las Ciencias Sociales educación o teología, dedicados a fortalecer la experiencia de Encuentro con Jesús en el territorio episcopal que le corresponde. Su independencia orgánica es con la Vicaría Esperanza Joven, pero en común acuerdo con el Vicario Zonal, se nombran según las necesidades y perfiles de cada una.

Cada encargado, se preocupa especialmente de los procesos que incluyen formación de jóvenes o formación de agentes pastorales dentro de su zona, tales como:  la implementación de las Escuelas de Verano o Invierno, las Jornadas AES, seminarios, cursos solicitados particularmente u otra instancia zonal que así lo requiera.

Además, participa en las reuniones con sus pares dentro del equipo de Desarrollo Pastoral, que se reúne semanalmente en la VEJ, contribuyendo a la reflexión y acción de la vida de la PJ arquidiocesana.


Secretario Ejecutivo

Es nombrado de común acuerdo por el Vicario Episcopal Zonal y el Vicario de la Esperanza Joven; actúa en coordinación con los lineamientos de la Vicaría de la Esperanza Joven.

Está destinado a planificar, coordinar, ejecutar, evaluar y dar soporte logístico y técnico a la implementación del Plan Pastoral Esperanza Joven y las actividades del Área de Pastoral Juvenil Zonal, administrando los recursos financieros y materiales del Equipo de Pastoral Juvenil Zonal.

Por lo tanto, se responsabiliza de crear y fortalecer las redes de vinculación con las diversas unidades pastorales que componen la zona, de manera de mantener activos los canales de comunicación con parroquias, capillas, decanatos, agentes pastorales, sacerdotes, religiosas, colegios, liceos, etc. de la Zona.

Representa a la Zona en instancias de Pastoral Juvenil, a nivel arquidiocesano, regional y nacional, según corresponda.

Además, participa en las reuniones de Secretarios Ejecutivos de Pastoral Juvenil (ESEZ) que se reúne regularmente en la Arquidiócesis.


El Asesor Zonal de Pastoral Vocacional

Es nombrado en común acuerdo, por el Vicario Episcopal Zonal y el Vicario de la Esperanza Joven, y ratificado por el Sr. Arzobispo, para llevar todo lo relacionado con la implementación del Plan Arquidiocesano de Pastoral Vocacional