Plan Vocacional

En la Iglesia particular, cada cristiano está llamado a responsabilizarse de su propia vocación y la de sus hermanos en la fe, sabiendo que quien llama siempre es Dios, a fin de que pueda responder con fidelidad al llamado recibido, siendo signo de la presencia salvadora de Cristo en la historia del mundo. Por eso, una auténtica dimensión vocacional de la pastoral de la Iglesia no deberá reducirse ni a una visión genérica de la respuesta vocacional, ni a absolutizar ninguna de sus formas específicas. Los caminos de la pastoral Vocacional se identifican, en cierta manera, con los que llevan a la maduración integra de la fe, en donde el rol mediador de la Iglesia es acompañar a cada bautizado, con la misión de realizar un aporte armónico de todas las vocaciones suscitadas en su seno por el Espíritu del Señor.

Es por eso que  Él ha pensado para tu vida un camino en el que puedas ser  totalmente feliz y  que debes descubrir.Por eso te proponemos un itinerario en las etapas Jeremías, Samuel ,Juan y Maria Betánia para ir conociendo el proyecto de vida que Dios te regaló y así atreverte a escuchar su voz para hacer su Voluntad. 

Etapa
Jeremías
Dios pensó en mí
Etapa
Samuel
¿Qué quiere Dios de mí?
Etapa María
de Betania
¿Qué quiere Dios de mí?
Etapa
Juan
Yo, ¿sacerdote?